17 de octubre de 2008

Lo que el viento se llevó

No me gusta especialmente este monólogo de "auto-ayuda" y superación pero no cabe duda de que es otra de las escenas que han pasado a la posteridad del séptimo arte. Decorado resultón de atardecer y un recurso nocturno muy socorrido de la época, la "noche americana".

Ficha de la película.


7 comentarios:

Albert {in itinere} dijo...

A dios pongo por testigo que no soporto esta película.

De la guineueta dijo...

Lo mismo digo.

Lola dijo...

yo siempre suelto este discurso cuando me dejo algún trabajo de la uni para el último día...

lo triste es que lo digo cada dos meses... si de verdad fuera escarlata ya estaría muerta de desnutrición :)

:*

Superfucker dijo...

Cuanta caspa, ¿no?. La vi una sola vez hace tropecientos años y me gustó, pero me dije: Nunca más, por favor...sé que no soportaría otro visionado.
Puestos a melodramones, prefiero muchísimo antes "Guerra y Paz", de King Vidor, con Henry Fonda, Mel Ferrer y Audrey Hepburn...por lo menos el material literario de partida es muy, pero que muy superior...aunque, como casi siempre pasa, no se acerca ni de lejos a la grandiosidad de la novela de Tolstoi.

Albert {in itinere} dijo...

Mucha caspa, si. Como ya he dicho antes, a mi ni siquiera me gustó. Pero independientemente de los gustos de cada uno, no cabe duda de que esuna escena que está en memoria de todos, de ahí la publicación. Evidentemente habrá más de esas, porque es posible que para alguien haya sido algo especial (aunque me cueste creerlo).

El lunático Barry dijo...

Es para verla una vez, por cierto me gustó más la Noche Americana...

Albert {in itinere} dijo...

Que te pasó con la Noche Americana, Barry?