9 de octubre de 2008

Psicosis

Clásica entre clásicas. El agua, la silueta asesina, la sangre corriendo hacia el desagüe, la cortina, el ojo, la música, los gritos... En fin, nada sobra, y el conjunto total la convirtió en sublime. Posiblemente una de las escenas más reconocidas de la historia del cine. Iré publicando periódicamente otras candidatas al "Top 10" de las históricas.

Ficha de la película.

8 comentarios:

De la guineueta dijo...

He leído que esta escena en particular no la rodó o ideó Hitchcock.

Algún comentarista podria sacar la duda?

Albert {in itinere} dijo...

Pues si es así no lo sabía, a ver si alguien sabe más sobre el asunto.Lo que sí leí es que se utilizó agua muy fria sin que lo supiera Janet Leigh para conseguir la expresión de terror inicial.

Por cierto, cargarse a la prota a las primeras de cambio, es un riesgo comercial importante.

Lola dijo...

yo tenía una cortina de ducha que era la sombra de la vieja con el cuchillo en alto, pero al final la tuve que quitar porque me ponía nerviosa y al final siempre me dejaba media cabeza sin enjuagar

es de las pocas pelis de Hitchcok que aún me causa impresión

Superfucker dijo...

Guineueta, no tenía ni idea de lo que dices acerca de la autoría de la escena de la ducha, pero así, de buenas a primeras, me resulta muy difícil de creer que un tipo como Hitchcock, obsesivo y escrupuloso hasta la patología y que, como tantos otros grandes genios, sometía a sus trabajos a un férreo control creativo, hubiera delegado la planificación de la escena que supone el primer clímax de la película a nadie.
Si lo has leído en Internet baste recordar que la información que aparece en este medio es muy dudosa...mucha cantidad pero ningún control, hay que contrastar las fuentes.

Superfucker dijo...

He rebuscado entre aquello de lo que dispongo...en "El cine según Hitchcock", libro-entrevista entre éste y François Truffaut, el director de "Psycho" admite que Saúl Bass, el mítico diseñador de títulos de crédito, hizo dibujos para el film pero sólo para una escena: la del detective Arbogast subiendo la escalera antes de ser apuñalado. Como que Hitchcock pilló fiebre y se pasó dos dias acostado dió instrucciones a operador y ayudante para que rodaran conforme a los dibujos de Bass...sólo la subida, no la famosa caída hacia atrás después de recibir la primera puñalada.
Pero al ver el resultado desestimó incluirla y la rodó a su modo.
Esto es lo más cercano a lo que dices, Guineueta...sobre la escena de la ducha detalla cómo se rodó y las dificultades que encontraron, así que si estuvieras en lo cierto sería bastante escandaloso...no consigo creerlo.

Albert {in itinere} dijo...

Si, perecería extraño ya que creo que rodó muchas tomas para esta escena.

Has leido algo de si realmente utilizó agua fría para conseguir la expresión de terror de Janet Leigh?

El lunático Barry dijo...

Lola lo tuyo es muy fuerte, esta escena al igual que la de Jack Nicolson asomando por la puerta rota con el hacha son cosas que no se me van a olvidar nunca.

Superfucker dijo...

No, Albert, la anécdota del agua fría no figura...el propio director explica que el rodaje de esta escena les llevó siete días de rodaje y realizaron setenta posiciones de cámara para obtener cuarenta y cinco segundos de metraje. Explica también que le construyeron un torso artificial que sangraba bajo presión del cuchillo pero no lo usaron, en su lugar prefirieron un doble de cuerpo para Janet Leigh, de la que sólo se ven cabeza, manos y hombros. Como curiosidad técnica, explica también que rodaron muchos planos al ralentí para evitar filmar los pechos, pero esos planos no se aceleraron después por que su inserción en el montaje ya daba la sensación de velocidad normal.
Ello no quita que lo que explicas fuera posible...no se extienden mucho en esta entrevista sobre los pormenores del rodaje, y es cierto que a todos se nos pone cara de susto cuando nos pegamos un revolcón de agua helada, jeje...parece un recurso bastante razonable, seguro que así el director se ahorra un montón de charlas introspectivas con el actor para que éste se meta en la situación.